Basílica de La Merced

Fachada de la Basílica antes de su restauración

La residencia canónica de nuestra Hermandad es la Basílica Menor de Nuestra Señora de la Merced Coronada. Este templo de estilo gótico y barroco, es colindante con el antiguo Hospital Municipal del mismo nombre (en la actualidad, reconvertido en instituto). Como su propio nombre indica, la Basílica alberga a la Patrona de Jerez de la Frontera, la Virgen de la Merced. Asimismo, también acoge desde que se fundara la Hermandad, a nuestros Sagrados Titulares, el Señor del Consuelo y Madre de Dios de la Misericordia.

El templo fue erigido en el siglo XIV por el fraile mercedario Pedro Pascual, aunque la construcción de la fachada es posterior. La planta de la Basílica se diferencia de las iglesias, porque no tiene forma de cruz, sino que se compone de una nave central flanqueada por columnas. El Retablo Mayor, que preside Nuestra Señora de la Merced, es obra de Francisco Ribas. La fachada exterior, diseñada por Fernández Galafate en el siglo XVII, es única en el patrimonio artístico jerezano pues su estilo barroco aposentado sobre una estructura renacentista, la hacen especialmente singular.

Tal era la devoción de los jerezanos hacia la Patrona de la Merced que en el año 1300 fue nombrada como Patrona de la ciudad. De hecho, las pinturas sobre óleo de la sacristía, representan evidencias de aquellos tiempos. La Basílica también atesora una réplica de la Sábana Santa que contiene una pieza de la original de Turín.

Por otra parte, junto al presbiterio, se encuentra la Capilla que costearan Los Riquelme allá por 1515, y en la que descansa actualmente nuestra Reina del Transporte. Además, ha sido la casa de acogida durante algún tiempo de otras hermandades como la Buena Muerte o el Prendimiento. Debido al deterioro que presentaba su estructura, el templo ha sido sometido recientemente a una restauración. Consulta aquí el horario de apertura de la Basílica.