Historia

La fundación de nuestra Hermandad surge en el año 1952 entre el gremio de los transportistas jerezanos. Aunque las primeras reglas son aprobadas dos años más tarde, en julio de 1954, por el Cardenal Arzobispo de la Archidiócesis de Sevilla, Don José María Bueno Monreal. Los primeros estatutos se redactan bajo el patronazgo de San Cristóbal Mártir, debido a nuestra relación con el citado sector.

Algunos documentos aluden a que en el convento de la Merced, se rendía culto a una imagen del Señor, que más tarde sería adquirida como Titular de la Hermandad bajo la advocación de Jesús del Consuelo. El Domingo de Ramos de 1955, nuestra corporación realiza su primera salida procesional. En aquella ocasión tan solo procesionó el paso de misterio, en el que, como ya es sabido, se representa el Pasaje de la Pasión en que Nuestro Señor es rechazado por el Rey Herodes.

Bastante popular era, por otro lado, el ‘Día del Camión’, jornada en que los transportistas hacían procesionar a San Cristóbal en dicho vehículo, mientras un sacerdote colocado encima del mismo, bendecía a otros que pasaban por delante del Patrón. En la actualidad, se celebra el día del ‘Volante de Oro de San Cristóbal’, donde cada año se le entrega una insignia de oro en forma de volante a las empresas más relevantes dedicadas al transporte.

No sería hasta 1956, cuando llegase a Jerez la bella imagen de Madre de Dios de la Misericordia, siendo bendecida el 10 de junio de ese mismo año por Cardenal Bueno Monreal. La primera salida procesional del paso de palio fue en 1957.

 

La Hermandad evoluciona durante esos primeros años, gracias al mencionado gremio de transportistas, que constantemente se reunían para organizar actos y dar a conocer a nuestras Imágenes Titulares, incrementando así, y cada vez más, su fervor y devoción hacia Ellos.

Figuras insignes y recordadas en esta corporación fueron los fundadores: Juan González Márquez, Hermano Mayor desde su fundación hasta su fallecimiento; Francisco de la Rosa, sevillano de nacimiento y mayordomo ejemplar; Juan de la Chica, figura irrepetible en el transporte jerezano o Diego Conde, que ocupó casi todos los puestos de responsabilidad en la Hermandad. Entre otros, también destacaron Nicolás Martín, Manuel Vega o José Estévez, un grupo de cofrades sin los cuales no hubiera sido posible la realidad de la que hoy disfruta esta Hermandad.

Años más tarde, nuestra cofradía, ya conocida popularmente como ‘del Transporte’, designaría como Hermano Honorario en 1970, a Vicente Otero, jefe en aquel momento de la Policía Local en un homenaje que fue ofrecido por Diego Conde Romero, antaño mayordomo de nuestra corporación. De esta forma, se reconocían el constante esmero y entusiasmo de éste en beneficio del auge y organización de nuestros desfiles procesionales. Al mismo tiempo, cabe señalar que le unía a la Hermandad una estrecha colaboración con los actos que se celebraban en la festividad patronal de San Cristóbal.

Por otra parte, bien es cierto que la cofradía estuvo en sus primeros años muy cercana al estilo sevillano, fiel reflejo de la procedencia de su primer mayordomo, Francisco de la Rosa. Aunque sobre todo, no solo se ha impregnado del sabor rociero de Andalucía occidental, sino que también siempre ha estado vinculada a la Orden Mercedaria.

En la actualidad, el Domingo de Ramos no podría concebirse sin la Hermandad del Transporte, pues los jerezanos han sabido apreciar la cercanía, austeridad y elegancia de una particular corporación que sigue prosperando con el tiempo.