Paso de Misterio

El paso de Misterio representa el momento en el que Jesús, rodeado de sayones y romanos es llevado y despreciado en el palacio del tetrarca Herodes.

El paso es de estilo barroco con canastilla muy baja, con motivos decorativos de gran tamaño, aunque suaves. El diseño y la talla corresponde a los hermanos Francisco y Lutgardo Pinto Berraquero en 1956. En ella, se aprecian motivos artísticos del barroco sevillano. Mientras que la parihuela, del mismo año, es de José María Azores Casas. El dorado estuvo a cargo de Antonio Sánchez González en 1957. Además, se llevó a cabo una ampliación por Manuel Santos Calero en 1972 y dorada más tarde por José Herrera y Angel Feria.

Además del Señor del Consuelo, el conjunto escultórico está compuesto por seis figuras: el rey Herodes, un escriba, un sacerdote, un acusador y dos romanos. El exorno floral se dispone tradicionalmente con claveles rojos. Calza 50 costaleros repartidos en diez trabajaderas y un total de 40 reservas.